jueves, 23 de abril de 2009

LLAVES

COMENTARIO LLAVE Y CERROJOS ROMANOS
ADSCRIPCION CULTURAL: ROMA
A ADSCRIPCION FUNCIONAL:
1 -1 LLAVE
-4 pasadores de CERRADURA Los pasadores 1 y 2 son dobles, mientras que 3 y 4 son simples.
2 3 Objetos de uso cotidiano para abrir o cerrar puertas o mantener en custodia. Los pasadores son usados dentro de la cerradura romana como parte del mecanismo de fijación en el cual emparejara con una llave en particular. También las llaves pueden ser simbólicas.
4 CRONOLOGIA: I- III d.C.
PROCEDENCIA: Desconocida.
DESCRIPCIÓN: Su conservación es bastante buena (gracias a su material, el bronce de mejor persistencia que el hierro), sobre todo el objeto 2, al 1 le falta un extremo y los inferiores solo queda la parte central.
MATERIAL: bronce
COMENTARIO:
En esta lámina vemos parte del mecanismo de una cerradura romana, que por su tipología lo podemos encuadrar sobre el I-III d.C, compuesta por;
-Una llave, en forma de “L”, el extremo que se debe introducir en la cerradura es redondeado y carente de dientes y en el otro extremo (por donde se sujeta para abrir) es de forma circular, para ser colgada (lo mas seguro para facilitar su custodia y transporte, llevándola encima, colgada del cuello o de algún cinto). La diversidad de clases de llaves es inmensa, y siendo su fabricación casi un arte; las había en forma de anillo, en forma de animal…de las más simples, a las más complejas
-Cuatro pasadores de cerradura, que son las partes móviles del cerrojo, los cuales al introducir la llave, éstos se moverán y abrirán la puerta. Igual que en las llaves sus formas son muy diversas, tanto en forma, como en funcionamiento y en complejidad. Así en la figura se observan mecanismos diferente; dobles (1y 2) y simples (3 y 4). Los agujeros que se observan son por donde tiene que introducirse los dientes de la llave

Las llaves son objetos de uso cotidiano, ligados al sentido de la propiedad, con una fuerte carga simbólica al largo de su historia. Las llaves podían abrir cierres de madera (de ahí que no se conserve ninguna), o de metal, con un mecanismo consistente bien en desplazar en sentido horizontal el pasador, bien levantando, por medio de los dientes que lleva la llave.
El uso de la llave está ligado a la utilización de la puerta, y como tal los pueblos sedentarios, en contraposición con los pueblos nómades, que por regla general vivían en tiendas o cabañas, sin pesadas puertas que dificultaran su transporte. Como en otros muchos aspectos de la cultura y de la ciencia, los romanos en contacto con los griegos, asimilaron y perfeccionaron todo género de llaves. Sin embargo, la cerradura y la llave metálicas son una aportación romana. Los romanos crearon asimismo un sistema de seguridad en los cierres: la vuelta de llave. Además fueron los creadores de la "miniaturización", pues consiguieron disminuir el tamaño de las llaves de forma sorprendente. Algunas, minúsculas, cerraban las cajitas donde los romanos guardaban los venenos destinados a sus adversarios políticos o sentimentales. Las que se han venido a llamar cerraduras "romanas", aunque hayan sobrepasado ampliamente los límites geográficos e históricos del Imperio Romano, se han encontrado en las ruinas en multitud de yacimientos, como en Pompeya.
Pero la llave no sólo es un utensilio de uso cotidiano, sino que a lo largo de su historia encierra un fuerte simbolismo que se hace patente tanto en la mano de los dioses como de los simples humanos. La diosa Jano se representa con una llave en la mano derecha cómo guardia de las puertas celestes, y su templo de Roma, que permanecía cerrado en tiempo de paz se abría cuándo estallaba la guerra, se cerraba con enormes barras de hierro y con cien cerrojos, para que el pueblo comprendiera la necesidad de reflexionar antes de declarar la guerra. Saturno posee las llaves del tiempo y Plutón lleva una en la mano izquierda para indicar que es imposible salir de los infiernos. La llave fue utilizada en rituales de los misterios romanos como en el de Isis, en el que se reunía la concepción egipcia y clásica.
Numerosos museos conservan colecciones enteras de llaves romanas de bronce o de hierro. Pocos, sin embargo, disponen de cerraduras completas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada